Hoy, trasteando en mi ordenador, me he llevado una agradable sorpresa. Me he encontrado esta pequeña joya (para mí, claro). Un blog que había creado hace ya algunos años y que había olvidado por completo.
No me lo he pensado dos veces. Voy a practicarle la respiración boca a boca. Quiero revivirlo, que abra los ojos y me cuente cosas.