Guitarra flamenca: Juan Diego
Guitarra eléctrico y acústica: Jorge Gómez
Bajo: Ignacio Cintado
Percusión: Chispa
Flauta: Jorge Pardo

Por tierras andaluzas, se le llama mixtolobo a un perro pastor alemán cruzado, es decir, de raza impura. Y esa esencia de mestizaje es la que tiene la formación musical liderada por Juan Diego y Jorge Gómez. Uno toca la guitarra flamenca. El otro, la eléctrica. Pero cuando coincidieron en el atrás de Tomasito vieron que musical y personalmente había conexión.
La música que hacen está pensada, según explica Juan Diego (Jerez 1969), para dar una visión alternativa del flamenco, como una manera de ampliar su idioma. El repertorio combina temas suyos versionados para la ocasión con el grupo, que incluye a Ignacio Cintado al bajo y El Chispa a la percusión. Por ejemplo, reinterpretan el romance del disco Luminaria, aquí tocado con guitarra flamenca y acústica.
También han dado una vuelta de tuerca a composiciones que formarán parte de su segundo disco en solitario -grabado en Estados Unidos y pendiente de ver la luz-, que en la pasada edición del Festival de Jerez dio pie a su espectáculo Inspiración. Son la rumba Dieguito y una versión larga de la rumba Malika.
Además, hay un tema compuesto con Jorge Gómez (Bonn 1970) en el que hacemos una recopilación de los riffs de guitarra que le tocamos a Tomasito. Gómez aporta, como ingrediente extra, hasta cosas de Jimi Hendrix. Y es que en su trayectoria combina a partes iguales el rock y el flamenco, desde que se iniciara en los tablaos alemanes, donde conoció a El Madriles, con quien se fue de gira. Después, fichó con Javier Barón y Sara Baras para trabajar en Japón. Y al volver, comenzó a tocar con Tomasito, Navajita Plateá y Diego Carrasco, entre otros.
La trayectoria de Juan Diego, formado con los maestros jerezanos José Luis Balao y El Carbonero, está más centrada en el flamenco, aunque habitualmente comparte proyectos musicales con músicos tan dispares como el saxofonista Jorge Pardo, el arreglista Antonio Soteldo, el percusionista Will Calhoun todos ellos mixtolobos.

Este texto, pillado del mismo sitio que el vídeo, es un resumen de lo que es (y no es) esta pareja de músicos tan distintos y tan iguales.

Uno, con su guitarra flamenca, representará nuestra música. El otro, con las eléctrica y acústica, nos traerá sabores de gentes de otras tierras (aseguran que hasta del mismísimo Hendrix), formando lo que ellos han denominado con nombre perruno.

Estarán acompañado de bajo y percusión, y ocasionalmente de otros instrumentos. Y su intención es aportar una visión alternativa del Flamenco.

Ya van por su segundo disco (de salida inminente, según comentan, y yo no he escuchado ni el primero). Bueno, pues nada, desearle mucha suerte. Ahora a esperar para ver si este proyecto tiene un sentido, si dispone de “carne” en la hincar el diente y no es un espectáculo más que aparece y desaparece con el tiempo. Y para eso, lo mejor es componer, componer, componer y actuar, actuar, actuar. Espero verlos y escucharlos pronto.