Una anécdota de aquellos tiempos de principios de los 70 en Sevilla.

Estando en los Cheroquis con Manolo [Manolo Rosa, bajista y más tarde colaborador de Triana] y otros,  después de un descanso en la Disco del Dragón Rojo, en la calle Betis , hoy día desaparecida, nos decidimos a ir a dar un paseo por la Velá, ya que eran las fiestas de Triana.

Mira por donde al llegar al Altozano nos encontramos subido al escenario un chaval que por aquellos entonces se daba a conocer: Gualberto.

─ Vamos a verlo, dijo Manolo.

Gualberto solo en el escenario se disponía a cantar un tema de los Beatles, “Qué noche la de aquel día”.

Efectivamente. Noche, la que le dio a él:  cuando empezó a cantar y al primer compás de la guitarra, se cargó la iluminación de toda la Velá, jajajajaja… Nos dejó a oscuras al  menos tres horas. Creo que él lo paso francamente mal, pero después del susto vino la alegría.

Enrique Carmona “El Cabeza”