Poco a poco ese dolor se transformó en el placer que le producía no ser reconocido en una ciudad donde solía celebrar su cumpleaños, el 21 de agosto. Como aquel en el que Strummer cumplía 40 y, rodeado por familiares y amigos en una terraza de un bar en el Campo del Príncipe, entre los que se encontraba Jesús Arias, un vagabundo con acordeón fan de The Clash le retó a cantar Jimmy Jazz sin creerse que aquel “guiri” era él: “Si eres Joe Strummer, canta esto”. El músico callejero aún no se lo creía: “Bueno, la voz se parece bastante. Pero, si quieres, probamos con London Calling”. “Para colmo, dos turistas británicas en la mesa de al lado les lanzaron unas monedas y les dijeron: “Sonáis exactamente igual que The Clash”, recuerda Arias. Al final, Fabrizzi, el vagabundo, tuvo que reconocerlo: “Cuando acabaron y antes de irse me pidió una última cosa: ‘Dile que sí, que es Joe Strummer”. Así Strummer volvió a ser ese guiri del pub Silbar, ese hombre que se parecía a Strummer.

Así acaba un artículo aparecido en El País con las andanzas del líder de The Clash por una de las ciudades andaluzas más queridas por todos, cuyo ayuntamiento ha aprobado poner su nombre a alguna calle o plaza. Con los recuerdos de José Antonio García y Antonio Arias (ambos de 091).

Y si eres fan de Strummer y te interesa estas anécdotas, Auricular Digital las ha publicado “en fascículos”