Archivos para la categoría: Músicos

Es difícil subir a esta ventana la marcha de este mundo de una persona que ha sido importante en tus gustos musicales de toda la vida.

Más difícil aun es tener que lanzar por esta ventana un último recuerdo de una persona que no sólo ha sido alguien en tu mundo musical, sino que además ha representado parte de la banda sonora de la película en se ha convertido tu juventud.

P1100038

¿Verdad que no te hace falta verle la cara para saber de quién te hablo? Efectivamente, esa forma de mantener la guitarra le delata.

Manuel Molina

En los 60’s, para un chico de pueblo, el flamenco era una cosa que se cantaba y tocaba en las tabernas y en trastiendas por gente conocida, amigos de los que te cruzabas todos los días por la calle. Y ocasionalmente llegaban una “Compañía” que lo subía al escenario del cine-teatro del pueblo, aunque lo ofrecía mezclado con muchas cosas más. Nunca se me hubiera ocurrido comprar una cosa que se llamaba disco de los que se podían sacan las voces y los acordes de las guitarras, pero difícilmente se podía sacar el sentimiento y el espíritu que se forma alrededor nuestra cuando alguien se arranca junto a una mesa con varios “chatos” de vino de Chiclana.

Los discos estaban destinados para esos melenudos venidos de tierras lejanas (por lo menos al principio) con sus guitarras eléctricas y sus gritos ininteligibles, pero que llegaban a ti gracias a esos pedacitos de plástico negro.

Por eso cuando se corrió la voz de una pareja que había lanzado un disco que no tenía nada que ver con todo lo anterior, era imposible aguantarse las ganas de correr a la tienda por esa rareza.

Un vinilo de flamenco; o por lo menos, eso pensaba yo. En la portada, dos palabras: Lole y… acompañadas de una fotografía de una mujer muy joven, muy guapa y muy gitana. En la contraportada, un melenudo de camisa blanca abotonada y mirada algo especial y del que había que rebuscar dentro del vinilo para conocer su nombre: Manuel.

[unos acordes secos y profundos, seguidos de una voz firme y unos violines de fondo…]

El sol, joven y fuerte /ha vencío a la luna / que se aleja impotente / del campo de batalla…

Eso no era Flamenco. Por los dioses que eso era NUESTRO FLAMENCO. El flamenco de los melenudos con pantalón de campana. El Flamenco de los que estaban contagiados por el Rock y el Blues del otro lado del charco. Había algo más que unos quejíos, unas guitarras y palmas. Había cuerdas, guitarras y bajo eléctricos y algo que se llamaba Mellotrón, que pocos sabíamos lo que era a ciencia cierta.

Había nacido una criatura sin nombre, a la que más tarde se dio en llamar Rock Andaluz y que nos daría (y nos sigue dando) tantas y tantas satisfacciones.

Que maravilla.

A partir de esta experiencia, Lole Montoya y Manuel Molina se incorporaron a nuestros dioses familiares y nos han acompañado con mayor o menor suerte a lo largo de casi medio siglo.

Pero (siempre hay un maldito “pero”) esta pasada madrugada, Manuel nos ha dejado huérfanos. Si hace unos días murió un rey, anoche nos dejó otro. Más pequeñito si quieres, pero más nuestro y, seguramente, más querido por los andaluces que, sin lugar a dudas, conocimos otros mundos musicales gracias al ingenio y al arrojo de este hippie nacido en la cara sur del Estrecho.

Muchas son las imágenes que podría tener de Manuel, pero yo me quiero quedar con dos.

Una, en mi reencuentro con Manuel hace unos años en el homenaje a Máximo Moreno, en Sevilla, en el que Manuel, como bien dejó escrito un amigo común

“…no, no fue fugaz, fue infinitamente intenso, el momento álgido del homenaje a Máximo Moreno.”

Manuel Molina y yo- Sevilla - 2009-09-15 - 2

La otra, vieja e íntima, una que no te puedo mostrar y que siempre me ha acompañado desde finales de los 70’s cuando pienso en ellos. No recuerdo bien pero podría ser en primavera. Estando mi mujer y yo tirados en la gruesa arena de la playa de La Herradura, en la costa granadina, muy cerca de nosotros se vino a sentar una pareja. Al escucharlos llegar, me giré y me encontré con una pareja de más o menos nuestra edad, vestidos como de venir de fiesta más que de playa, y que también disfrutaban de un hermoso día. Ella, una morena guapísima; él, un melenudo feliz de tenerla a su lado. Los miré un momento y los identifiqué rápidamente con las fotos de su primer y poco conocido disco. Salté como un felino, desenfundé mi Canon A1 y… me volví a sentar. ¿Quién era yo para estropearles ese bonito momento? Seguí tumbado hasta mucho después de que se fueran en dirección al pueblo y seguí disfrutando de nuestro nuevo día.

P1100057

P1100061

P1100082P1100086

P1100089

36631_520639694613607_1353624327_n

Fernando Lobo tiene un sueño que se llama “Para seguir”, una colección de canciones en forma de disco en que va haciendo un repaso a su música al compás de ritmos traídos de un continente y del contrario. Bien arropado por sus músicos [Andy Pérez (guitarras españolas, acústicas, eléctricas y slide), 1005768_661744410503134_586420367_nIgnacio Lobo (bajo) y Pablo Chino (batería/percusión)] y jaleado por una serie casi interminable de invitados: el Kanka (voz y guitarra), Javier Galiana y el Chipi (de la Canalla, al piano y voz), Jesús Bienvenido (voz), Antonio Lizana (saxo), Antonio Toledo (guitarra y laud), El Domador de Medusas (clarinete y banjo), Jaime Moreno (de Electric Alley, coros), Paula de Alba (coros), Guiomar Hidalgo (de Groove Girls, en los coros gospel), Jose Simonet (de Kool, a la guitarra eléctrica y slide), Juan J. Almaraz (de Stolen Notes, a la flauta travesera), Jesús Núñez (de los Dioptríos, al saxo), Sergio Carrillo (guitarra), Javier Martínez (de Erytheia, al órgano hammond), Andy Bustos (batería), Chano Moreno (contrabajo) y, por fin, Lara Sansón (violines).

10351175_820286744648899_2590113528073025048_n

El disco será mezclado y masterizado entre este mes de junio y el que viene. El público lo podrá tener en las manos en los meses de verano. Y los forofos disfrutaremos de sus directos cuando regresemos a casa después de las vacaciones.

Entonces ¿a que tanto rollo aquí?

Pues muy sencillo. Fernando ha pensado que una buena forma de tirar para adelante es pasar de las discográficas al uso y convertirnos a todos nosotros en productores. Y para eso ha puesto en marcha un proyecto de crowfunding  que a los diez días de su apertura ha conseguido la meta que tenía proyectada. Felicidades Fernando.

f1bbabf2dcf56dd23f183d170c2d7ee2

Aunque ése no es el final de la historia. El crowfunding continua abierto y con una nueva meta que puede representar una agradable sorpresa para todos los mecenas que participen en él.

Participa y entérate de todos los detalles en la web de Verkami. Aun tienes una última posibilidad.

Fernado Lobo en…

Capturar-3

El Maestro se nos fue. El Maestro nos dejó su despedida.

Escucha el disco póstumo gracias a El País.

¿De quién si no?

Escucha la tapita de hoy 10 de abril.

http://gualbertogarcia.wordpress.com/2012/04/10/sevilla-y-el-mar/

Poco a poco ese dolor se transformó en el placer que le producía no ser reconocido en una ciudad donde solía celebrar su cumpleaños, el 21 de agosto. Como aquel en el que Strummer cumplía 40 y, rodeado por familiares y amigos en una terraza de un bar en el Campo del Príncipe, entre los que se encontraba Jesús Arias, un vagabundo con acordeón fan de The Clash le retó a cantar Jimmy Jazz sin creerse que aquel “guiri” era él: “Si eres Joe Strummer, canta esto”. El músico callejero aún no se lo creía: “Bueno, la voz se parece bastante. Pero, si quieres, probamos con London Calling”. “Para colmo, dos turistas británicas en la mesa de al lado les lanzaron unas monedas y les dijeron: “Sonáis exactamente igual que The Clash”, recuerda Arias. Al final, Fabrizzi, el vagabundo, tuvo que reconocerlo: “Cuando acabaron y antes de irse me pidió una última cosa: ‘Dile que sí, que es Joe Strummer”. Así Strummer volvió a ser ese guiri del pub Silbar, ese hombre que se parecía a Strummer.

Así acaba un artículo aparecido en El País con las andanzas del líder de The Clash por una de las ciudades andaluzas más queridas por todos, cuyo ayuntamiento ha aprobado poner su nombre a alguna calle o plaza. Con los recuerdos de José Antonio García y Antonio Arias (ambos de 091).

Y si eres fan de Strummer y te interesa estas anécdotas, Auricular Digital las ha publicado “en fascículos”

Hoy, 1 de octubre, hace 10 años que Silvio se nos despistó por ahí. Si te apetece recordarlo, El Mundo ha sacado un bonito artículo de Eva Díaz Pérez con un resumen acelerado de algunas de sus cosas. Gracias Eva.

silvio_2

¡Que bonito cuando canta en andaluz!

Ojito con esta niña que dará  mucho que hablar (espero). Y no es porque yo lo diga, lo dice ella…

Tabletom - Maro Se nos fue Rockberto, la mítica voz de Tabletom. Y se nos ha ido no porque haya muerto, sino porque ya no le quedaba más vida en sus bolsillos.

Si te interesa los detalles de sus últimos días o lo que escribe y reescribe toda la prensa, pulsa sobre este enlace.

Yo por mi parte, hoy va a ser el día de Tabletom y su voz, la de Rockberto, resonará por mis altavoces hasta la noche.

Hasta siempre.

Hoy son ya… 26 (el resto es experiencia).

image

¿Te acuerdas de esas colecciones de casetes que nunca faltaba en bares y gasolineras?

Yo siempre me he preguntado quiénes serían las personas que andaban detrás de esa movida y cómo era que las discográficas y las sgaes varias (tan preocupadas ellas por la comida de sus chiquillos) nunca decían nada de algunos plagios evidentes, que unas veces rozaban el descaro y otras el ridículo. Ahora ya lo sé: todo quedaba en casa. Y como siempre, los músicos y autores, eran los “últimos en enterarse”.

Uno de los músico/intérpretes que participó en este business en los comienzos de su carrera fue Manolo García, quién adquiriría cierta popularidad tras su paso por el dúo El Último de la Fila unos años más tarde.

Bateria Pues como te decía, Manolo García, proveniente del mundo del diseño gráfico, mientras trabajaba para la discográfica Seven, además de trabajar como diseñador de portadas y como músico de sesión, también prestó su voz para realizar versiones de músicos de éxito destinadas a esas casetes destinadas a ese mercado especial y también al americano. Arriba lo tienes a los mandos de su batería en una fotografía de la época.

El abanico de éxitos versionados fue amplio: Miguel Bosé, Enrique y Ana, Miguel Ríos, Orquesta Mondragón y otros. Y entre esos otros se conserva la que, al parecer, es la única cinta que hasta el momento se ha tenido acceso de Manolo García. Ésta:

foto1

foto2 Como puedes ver, se trata de una colección de versiones del grupo Triana. Ahora ya sabemos de dónde le ha venido a Manolo esas influencias de Rock Andaluz que siempre ha transpirado: directamente de los genios.

La cinta encierra un pequeño tesoro para los seguidores de Manolo García, porque además de las cinco versiones de Triana, contiene una canción propia y que ha titulado Triana Rock Andaluz, como el título de la cinta (la verdad es que no se exprimieron mucho la cabeza) y que está incluida como la número 2 de la primera cara y que es todo un intento de mantener el espíritu del Rock Andaluz del trabajo.

 

En Triana la luna y el blanco
perpetuo rasgaron
una noche de extraña inquietud.

La navaja del brillo siniestro
tembló entre silencios
pasos en la sombra
y en la reja negra.

Entre geranios
un murmullo sucio
y un gemido de dolor.

Rasga las tinieblas un sollozo roto
presagio de lo peor.
Triana me voy de ti
te miro sin saber cuando volveré…

Triana blanca paloma
Triana es infinita…
Entre calles incompletas
y alegría en la mirada.

Triana sopor de siesta
olor a tierra húmeda,
raza mora que acude a sus brazos
los colores del clavel tardío.

Ya me contarás.

covertrianadelante covertrianadetras

Como te habrás dado cuenta, estas dos portadas no son las de la cinta, sino que tienen formato CDR. Supongo que alguien se habrá tomado la molestia de hacerlas (muy trianeras, eso sí) dado que el “destripado” de este viejo casete rueda hace tiempo por la Red, que es dónde yo me la he encontrado:

http://www.mediafire.com/?b8cyzalfjhq8w2h

Espero que la disfrutes, para mayor gloria de Manolo García.

Con información del blog del Navegante Atribulado y de algunos miembros del Foro Hijos del Agobio. Gracias a todos.

Una anécdota de aquellos tiempos de principios de los 70 en Sevilla.

Estando en los Cheroquis con Manolo [Manolo Rosa, bajista y más tarde colaborador de Triana] y otros,  después de un descanso en la Disco del Dragón Rojo, en la calle Betis , hoy día desaparecida, nos decidimos a ir a dar un paseo por la Velá, ya que eran las fiestas de Triana.

Mira por donde al llegar al Altozano nos encontramos subido al escenario un chaval que por aquellos entonces se daba a conocer: Gualberto.

─ Vamos a verlo, dijo Manolo.

Gualberto solo en el escenario se disponía a cantar un tema de los Beatles, “Qué noche la de aquel día”.

Efectivamente. Noche, la que le dio a él:  cuando empezó a cantar y al primer compás de la guitarra, se cargó la iluminación de toda la Velá, jajajajaja… Nos dejó a oscuras al  menos tres horas. Creo que él lo paso francamente mal, pero después del susto vino la alegría.

Enrique Carmona “El Cabeza”

¿Que tienen en común Jim Morrison, Janis Joplin, Jimi Hendrix y Jesús de la Rosa?

Pues además de que sus nombres empiezan por J, que los cuatro han pasado a ser mártires del rock. O por lo menos, eso es lo que dice Jesús Granero en su artículo.

Aunque yo considero que ese término es demasiado fuerte para ser aplicado en estos casos.

Para tener la categoría de mártir habría que dar conscientemente la vida por una causa y no creo que ninguno de los enumerados en él, quisieran hacerlo de forma voluntaria.

Yo, mas bien, los llamaría víctimas del rock. Aunque estaría de acuerdo en reconocer que algunos jugaron con el fuego más de la cuenta, mientras que a otros los cogió las llamas de improviso. Y algunos no necesitaron ni fuego, se fueron ellos solos. Pero… cada cual tenemos nuestro camino trazado.

Chano Domínguez (Cádiz, 29/marzo/1960), guitarrista-flamenco-autodidacta-fallido desde el momento que le presentaron un viejo órgano parroquial de fuelle. Hizo su entrada en el mundo de los elegidos de la música inmerso en el grupo CAI, uno de los grupos históricos del llamado Rock Andaluz de los 70’s y sus teclas están presentes en los tres trabajos comerciales de este grupo, hasta su disolución a principios de los 80’s: Más allá de nuestras mentes diminutas (1978), Noche abierta (1979) y Canción de Primavera (1980).

chano_dominguez_cartoon El cerrojazo de CAI hizo que Chano intentara creara su propio grupo, al que denominó Hixcadix, con el que llegó a grabar un disco en 1987. Aunque eso no impidió que continuara trabajando en solitario y explorando terrenos musicales escorados hacia el Jazz y que buscara un punto de encuentro de esta música con el Flamenco. Hacia finales de los 80’s, Chano consigue por primera vez, eso que los periodistas dan en llamar la “proyección internacional”, realizando varias giras por diversos Estados europeos.

Ese interés por trabajar la fusión entre Jazz y Flamenco empieza a dar sus frutos y en 1992 obtiene el reconocimiento de la Muestra Nacional de Jazz para Jóvenes Intérpretes, de Ibiza, en el que consigue el Primer Premio.

Quizás animado por el rumbo que iba tomando su carrera musical, decide fundar el Chano Domínguez Trío,  junto a Javier Colina (al contrabajo) y a Guillermo McGill (a la batería), con el que graba su primera obra discográfica comercial:  Chano (Nuba Records, 1992). Junto a ellos encontramos nombres tremendamente familiares como Carlos Benavent y Jorge Pardo.

A partir de aquí, su carrera es imparable. A las grabaciones se suceden conciertos y  giras por diversos puntos del globo, en colaboración con músicos de talla internacional como Chucho Valdés, Gonzalo Rubalcaba, Eliane Elias, Jerry González, Paquito D’Rivera o Herbie Hancock, y otros de casa como Enrique Morente, Martirio, Tomatito o la Barbería del Sur, por citar algunos. Eso sin contar los galardones que recibe, entre los que hay que mencionar su nominación para los Grammy en la categoría de Jazz Latino.

A partir de 2006, Chano Domínguez ha dado vida a un nuevo proyecto: NFS, que corresponde a las iniciales de New Flamenco Sound, y que además de materializarse en un álbum del mismo nombre NFS (Verve-Universal, 2006), es el nombre de una banda de más de una decena de músicos (Tomasito, Marc Miralta, Israel Suárez “Piraña”, Marina Albero, Blas Córdoba, Jordi Bonell, Diego Urcola, Llibert Fortuna, Steve Berrios y Katherine Miller, entre otros) con los que ha viajado por diversas partes del mundo (México y New York, por ejemplo) y con los que ha colaborado con otros músicos de la talla de Wynton Marsalis.

Y así llegamos hasta el presente, ocupado (de momento) por su último trabajo enlatado: Piano Ibérico, en que recoge una serie de versiones de Albéniz, Falla, Granados y Mompou.

Tengo varias actuaciones de Chano en mi colección, pero creo que ésta de 2010 (la última en llegar) te va a satisfacer. Si hasta ahora no te habías encontrado con Chano Domínguez, con este concierto podrás comprobar que me he quedado muy corto en las alabanzas hacia mi paisano gadita. Si ya lo conoces, como es de esperar, vas a pasar un par de horas memorables.

Aunque el concierto, en realidad está anunciado como de Wynton Marsalis, el protagonismo que coge nuestro músico a lo largo de su desarrollo es muy importante. Cosas que pasan.

WYNTON MARSALIS & The Lincoln Center Jazz Orchestra
Festival Internacional Cervantino
Alhóndiga de Granaditas, Guanajuato, México
2010-10-15

Con Chano Domínguez (piano) y Diego Urcola (trompeta)

PRO NTSC DVD
120 minutos
Calidad: ****

Antonio Sánchez – batería
Paquito D’Rivera –saxofón y clarinete
Jared Grimes – tap bailarín
Daniel Navarro – bailaor flamenco
Manuel Masaeda – percusión-flamenco
Edmar Castañeda – arpa
Blas Córdoba – cantaor

El trompetista estadounidense Wynton Marsalis está convencido de que el jazz se mueve en el terreno de la democracia, además de propiciar el entrecruzamiento de culturas. Por ello no resulta extraño que encabece un proyecto en el que, además de la Lincoln Center Jazz Orchestra, incorpora a músicos iberoamericanos:
el trompetista argentino Diego Urcola, el pianista andaluz Chano Domínguez, el saxofonista y clarinetista cubano-estadounidense Paquito D’Rivera, el baterista mexicano Antonio Sánchez y el arpista colombiano Edmar Castañeda. El resultado: una celebración musical de América como un continente generoso en matices que transitará del swing al bolero, del blues al tango, del corrido al canto nuevo y otros estilos, todo sazonado con la savia del jazz.

Dado el tamaño del DVD, ha sido difícil encontrar dónde alojarlo. Al final decidí dividirlo en archivos comprimidos de unos 200 Mb cada uno. De esta forma, cuando esté todos descargados, podrás descomprimirlo y verlo con total normalidad. Para descomprimirlo puedes usar casi cualquier descompresor; yo he utilizado 7zip, que es libre y de código abierto, y que puedes obtener en esta dirección. A la hora de descomprimirlo, el password es: gatoandaluz.

Los archivos son éstos

Mientras que te llega, un aperitivo:

Suerte y que lo disfrutes.

Una entrevista a Marcos Mantero en Musicópolis que servirá para conocer un poco más a este formidable grupo andaluz.

 Manuel Imán y Marcos Mantero con el que escribe aquí, el año 2010 en Jerez.

Concierto que toqué en el año 90 en las ruinas de Itálica de Sevilla al aire libre. Con el ordenador controlaba la pantalla que estaba detrás mía y la música que me acompañaba y que yo previamente había grabado en el ordenador. Con un pedal cambiaba los efectos de la guitarra.

Noche de luna llena, a través de la pantalla se podía ver la luna, y en el vídeo no se sabe si es una foto o era real (era real).

Gualberto en Facebook

Una ocasión de ver a Gualberto García es una ocasión que no debemos perdérnosla.

Aunque si te has quedado con ganas, aquí tienes una lista de videoclips de este músico polifacético.