Archivos para la categoría: Prensa

Dentro de los actos celebrados en el Monkey Week, estaba la final del Circuito Joven Pop-Rock de Andalucía, iniciativa organizada desde las instituciones andaluzas, más concretamente por la Consejería de Cultura y el Instituto Andaluz de la Juventud.

En esta edición 2010 del concurso quedaron finalistas bandas como “Pájaro Jack”, “Pianobomba” “Lovely Rita”, “The Dry Mouths”, “Mañana” y “Tannhäuser”.

Y de ellas, sólo dos han resultado ganadoras: Pájaro Jack y Tannhäuser. Desde este humilde tejado… mis más sinceras felicitaciones.

De Pájaro Jack ya di aviso el año pasado porque el grupo, a mi entender, tenía madera. Su olorcillo a Nick Drake, Neil Young o Fleet Foxes los hace originales por estas tierras.

image

Tannhäuser es un grupo algo más maduro en el que podrás encontrar cócteles de indie, krauftrock o ambiente y que ya se ha puesto alguna que otra medalla en su (aun) corta carrera.

image

En estos días se ha presentado en Sevilla un proyecto empresarial con ese nombre.

En el acto estuvieron presentes La Consejera de Cultura Rosa Torres, Ricardo Pachón, Javier Ojeda (deduzco que en representación del Gobierno, los empresarios, los músicos respectivamente) y Antonio Blanco, como coordinador y responsable del proyecto.

Los objetivos del proyecto no son cualquier cosa…

… la plataforma tiene como objetivos promocionar, difundir, dinamizar “y poner a disposición del público de todo el mundo” la música de Andalucía, en todos sus géneros y estilos, a través de Internet. Así, se trata de un instrumento pensado especialmente para la promoción de los artistas emergentes y de los nuevos emprendedores en el mundo de la música.

No están mal ¿verdad?. Hacer promoción y poner al alcance de un clic la música que se hace en Andalucía no está nada mal. Mucho mejor está eso de remover el patio y animar a los músicos a trabajar. Así es como se hace música. Bueno, así y procurando que los MÚSICOS ganen dignamente su dinero.

Digo esto porque ya sabemos lo que suele ocurrir. Lo que en principio nace con buenas intenciones (y con dineros públicos por medio), luego se convierte en un “proyecto empresarial heavy” y claro, los primeros (si no los únicos) en ganar con él, son los empresarios, claro, y los que bailen y canten a su compás. Y los músicos o la gente innovadora (y con ellos, los dineros públicos) se quedan en la cuneta. Y en Andalucía tenemos buenos músicos (si no, los mejores), algunos no precisamente jóvenes, así que a ver si nos vamos dejando de tantas palmitas, guitarritas , saltitos y tanto grititos y sacamos adelante al flamenco-de-verdad, rock-de-verdad, música-de-autor-de-verdad y lo-que-sea-de-verdad.

Por lo pronto, ya hay algo que es mejorable. Según el artículo, el precio de las canciones será un 1 euro. Supongo que ese precio habrá sido fijado a imagen de nuestros amigos americanos, que casi siempre venden on-line sus canciones al precio de 1 dólar. El 1 es un número bonito y además sirve para no complicarse mucho a la hora de calcular la factura, pero es que resulta que lo que allí vale 1, aquí debería valer 0,80 céntimos ¿o no?. Bueno, a menos que por aquí no sepamos operar con decimales o que nos sobre el dinero, no veo razón para no poner el mismo precio (otra cosa es que sea un precio adecuado o no, que merece otra discusión).

Algo fuera de lugar de ese acto fueron las palabras del productor Ricardo Pachón…

…el productor Ricardo Pachón criticó algunas de las acciones que han ido “arruinando” la industria discográfica, como “el ‘top manta’ o las descargas gratuitas”…

“Espero que el Gobierno entienda que la música hay que pagarla y que no es un bien gratuito”, según prosiguió Pachón, quien incidió en que el momento actual es “absolutamente dramático” para la industria musical.

Hablar de estos temas en la presentación de esta Plataforma Digital de la Música de Andalucía, al menos es (para mí) una descortesía hacia los presente y estaba fuera de lugar. Esas cosas están bien en una mesa de empresarios o en un programa de TV.

De todas formas, y ya que estamos, hacer algunas puntualizaciones a la palabras del Sr. Pachón.

  • Hace muy bien en diferenciar entre Música e industria discográfica. no tienen nada que ver una con otra.
  • Es posible que en la ruina de la industria discográfica haya tenido también que ver la avaricia de la propia industria, encareciendo sin motivo un bien muy popular como es el disco.
  • Si se arruina esa industria, pues… que le vamos a hacer. Será que sus dirigentes no lo hicieron bien y que la vida cambia. En los años 60 se arruinó la industria de fabricación de hielo cuando llegaron los frigoríficos a las casas y yo no recuerdo que por eso se penalizara a nadie (y el hielo sobrevive).
  • En lo que estoy de acuerdo es en que la música hay que pagarla. Por supuesto. Yo todos los años me gasto una pasta en asistir a conciertos y pago al músico por oírle hacer música. Y con él, ganan dinero otras personas que trabajan para procurarme esa horita o dos de placer. Y con ello, siento que hago algo por la Música. Lo que yo no estoy tan seguro es que hago algo por la música cuando compro la 30ª edición de Lo mejor de… por Navidad por veintitantos euros.

A la Plataforma Digital de la Música de Andalucía se accede desde esta dirección:

http://www.musicadeandalucia.es

Con información de http://www.europapress.es

…y de paso yo me lo llevo limpio.
Así se podía titular esta verídica trama, como en las mejores películas de Hollywood, pero no, esto no es Hollywood, esto es Triana, una institución musical admirada y respetada que ahora tiene que soportar este lastre que no se merece y que no sabemos cuando terminará.
Hola organizadores del Extremusika, concreta y más directamente a ti, Ángel Vallekas, promotor y leyenda viva de nuestro rock que tantas y tantas cosas ha hecho y ha movido por infinidad de grupos, véase como ejemplo más próximo, a Topo, es un placer saludarte.
Ciertamente me hubiera gustado hacerlo en otra circunstancia, no puedo dejar de pasar por alto el felicitarte por la serie de festivales que nos brindáis a lo largo del año, pero en esta ocasión creo que os habéis confundido en esta contratación, movida solo y exclusivamente por el dinero.
Yo solo soy un simple y llano fan de Triana en toda su extensión de la palabra, que no es poco lo que conlleva a mi parecer, y estoy dolido por vuestra actitud. Me consta que esta farsa que intenta, evidentemente sin éxito, suplantar al enano, el canijo y el grande, es decir, a los Triana, parte de la ya mítica frase que encabeza mi escrito, y que puede tener infinidad de interpretaciones, y yo, con todo mi derecho a expresarlo digo alto y claro que por supuesto la música de Triana nunca morirá, nunca morirá porque Triana vende por si sola su legado, esta en nuestro recuerdo, es querida, es un símbolo de nuestra cultura, la gente lo lleva en el corazón, los artistas y medios nacionales también, como buena escuela y ejemplo que fueron, y además de eso no muere porque infinidad de artistas, con mayor o menor modestia, llevan su obra con magnificas versiones por los escenarios españoles, con gran arte y sacrificio, como por ejemplo una auténtica banda que es Zaguán (Mira, esto si enriquecería dicho homenaje), eso si que mantiene viva la llama de Triana, encima acercándose mas aun si cabe al concepto que nos quedó de Triana, y no a esta farsa que no se parece absolutamente en nada. En conclusión, que la música de Triana nunca morirá, pero no por la escena de estos cuatro peseteros, sino porque la gente con su recuerdo y cariño hacia los auténticos no quiere que muera.
Ahora está la otra cara, la que os venden, la que lucra a gente que no tiene ningún derecho a lucrarse por ello y encima usando como bandera, muy respetable, la frasecita, el cartelito “La música de Triana nunca morirá”, y que si se tiene un poco de vergüenza se debería de llevar a cabo de otra forma más respetable, ya que hay muchas maneras de hacerlo y esto es lo que principalmente señalamos y denunciamos, que no muera, pero consiguiéndolo por otros canales, incluso ellos mismos lo pueden hacer, pero claro, no conviene.
La música de Triana nunca morirá, nunca morirá porque yo lo digo, que es lo que me han pedido, así será, estos chavalitos, que quieren mucho a Triana y respetan mucho a sus miembros, se preparan los temitas, con el beneplácito del dueño, y le dan rienda suelta donde les sale a ellos de la real gana o donde les dejan sin ningún tipo de cargo de conciencia creyéndose algo así como dioses elegidos que mantienen todo vivo y encima luego se sacan unos euritos que les vienen muy bien para pagarse las copitas de después del bolo y untar un poquito al dueño de la marca Triana, que es en lo que estos quieren convertir a Triana, en una marca barata que proporcione talegos, ya que su expresión como músicos la pueden llevar a cabo de muchas maneras, pero esta es la mas jugosa, tontos no son desde luego.
Este último párrafo es lo que habéis contratado de Triana, es lo que todo el promotor que los negocie contratará, eso es, ni mas ni menos, y yo, como miles de seguidores, lo denunciamos, y además de eso pensábamos, que los grandes festivales de rock no contrataban aire contaminado, sino que contrataban a bandas con sentido, sentimiento, razón de ser y dignas de expandir su obra honestamente, por desgracia veo que el Extremusika no ha llevado a cabo este cometido en esta edición, con esta mancha en su cartel, una falta a los principios fundamentales y éticos, que a veces el dinero tanto nubla, la confusión al poder.
Aquí tenéis la opinión y petición de un fan, un fan que ya ha adquirido su entrada para ir a dicho festival, y disfrutar de bandas sobretodo como Jethro Tull o Topo y de ese merecidísimo homenaje al rock andaluz, con esto quiero demostrar que no creo ser el único que comparte esta reflexión que os estoy metiendo por los ojos, por tanto creo que vuestro festival, como digno que es, va a vender igual con esta “marca” que sin ella, y que si finalmente no contáis con ella, encima de vender lo mismo, si ese es el fin que perseguís, encima haréis justicia a la causa y no colaboraréis en un descarado negocio que pisotea las que su en su día si fueron reales palabras de honor de unos miembros de una banda que les unía algo mas que el amor por Triana y su música y expresión, algo mas grande que todo eso, les unían los principios, la libertad, el respeto, la palabra y no lo olvidéis, la amistad y el pacto entre seres humanos, eso si es sagrado y es un mensaje que nadie debe olvidar, eso si que nunca morirá, porque no es lo mismo matar que morir.
A expensas de eso, no quería terminar mi texto sin recordaros que festivales anteriores han roto una lanza por el recuerdo sin tener que recurrir a estas artimañas que benefician a las dos partes, como buen negocio que es, véase Leyendas del rock o Bornos con la figura de Bloque, eso si es un ejemplo a seguir, arriesgando y logrando éxito por ello, porque parte de la base del sentimiento, el homenaje, el recuerdo y una responsabilidad y cometido, no como esto, que parte del dinero fácil, de un negocio expandido en el tiempo y de una falta de ética tremenda y fría como el cristal.
Gracias por vuestra lectura y atención.

Este artículo ha sido enviado a La Comunidad del Rock Andaluz (http://www.hijosdelagobio.es) por uno de sus miembros, Viento del Sur.

Creo que tiene toda la razón.

No parece muy razonable que una vez que un grupo llega a su fin, una interpretación de la Ley legitime el uso de su nombre para esconder detrás un cierto número de personas que ni tuvieron, ni tienen y ni tendrán para nosotros nada que ver con el proyecto original.

Un grupo musical no es una marca de detergente. Un grupo musical es un proyecto artístico y necesita a unos creadores detrás. Desgraciadamente, las personas que sustentaban a Triana se fueron para siempre o viven una vida retirada y tranquila. Es algo así como si el nombre Picasso o Lorca se pudiera comprar y vender. Que estupidez. ¿Te imaginas?

No se es Triana porque se lleve una camiseta con su nombre, ni porque pongan ese nombre en tu foto, ni porque salgas en un cartel con ese nombre… y ni porque te hagan un disco con su nombre.

Para ser Triana, tienes que llamarte a la vez Jesús, Eduardo y Tele.

Uno de los involucrados en el movimiento de Rock Andaluz de los 70, uno de los músicos “escogidos” con que contamos en la música de Andalucía y que tuvimos el enorme placer de verlo sobre las tablas en la noche de Rock y Flamenco de la Bienal, ha dado origen (junto a otros dos denunciantes) a una sanción de 6.000 euros a la SGAE por parte de la Agencia de Protección de Datos española.

El motivo de la sanción se debe a la pédida de cierto número de datos personales, nombres de usuarios y claves de acceso por parte de una web llamada Portal Latino, que pertenece a dicha SGAE.
Parece que los chicos de la SGAE no tienen el santo de cara ultimamente, ya que la APD impuso una sanción de más de 60.000 € a una empresa que filmó una boda por encargo de dicha sociedad, aunque teniendo en cuenta los 140 millones que le “tocaron” a Telefónica de España por no tratar adecuadamente los datos de sus usuarios, parece una propinilla.