Archivos para las entradas con etiqueta: julio matito

Salud PSOE/Julio Matito (1976)

Julio Matito fue el vocalista y bajista del grupo rock sevillano Smash, grupo pionero y seminal del rock progresivo en España.Después de la separación de Smash en 1972 y de un proyecto que no dejó ninguna grabación,Matito se largó durante los últimos seis meses de 1974 de gira a Finlandia y a su vuelta monta un chiringuito en Chipiona (Cádiz).

Allí conoce al que será presidente del gobierno Felipe González y se enrola en el PSOE compartiendo decenas de conciertos con el futuro presidente y cantando incluso para la Socialdemocracia alemana. Su interés por el poeta y político anarcosindicalista José Miranda de Sardi asesinado en 1936 por los fascistas de Franco,le llevó a musicar varios de sus poemas que junto con otras composiciones propias formaron el LP que comentamos.

El disco se grabó y se maquetó en Sevilla pero el vinilo se prensó en Alemania y apenas fue distribuido en España por problemas aduaneros,llegando solo unas pocas copias a través de las Casas del Pueblo de la Unión General de Trabajadores (UGT,sindicato ligado al PSOE).

En el interior del disco encontramos un texto sobre una bandera republicana ,firmado por Felipe González que hoy sonrojaría a su propio autor. Nuevo post y texto enviados por Alberto desde Almeria con mejor calidad de sonido digitalizado por él.

Hace tiempo que ando detrás de este disco imposible de conseguir. Ahora, el blog “Los que no se consiguen” y Alberto nos lo pone a nuestro alcance. Gracias, de verdad.

Musicalmente es posible que le encuentres algún “pero”, no es el estilo habitual de Julio y se nos hace difícil… pero documentalmente es algo que todos debemos conocer y escuchar alguna vez en la vida.

No te pierdas el texto escrito por el Felipe González de los 70’s. Seguro que no lo reconoces. ¡Que tiempos! ¡Que pena!

Una visita obligada: http://losquenoseconsiguen.blogspot.com

Más información de Julio Matito: http://www.myspace.com/juliomatito

Si miramos atrás, echando una hojeada a la historia reciente del Rock Andaluz, a lo más lejos que llego por el momento es a los tiempos del Undegroung, principalmente en Sevilla. Son lo años 60.

En aquellos días de pelos largos y pantalones anchos nació algo que con el paso del tiempo daría origen a un movimiento musical que terminó llamándose Rock Andaluz pero que en sus venas se movieron y se mueven aun más sangres que las que se ven a simple vista. Y no es por que lo diga yo, naturalmente. Ya lo dijo Julio Matito en su día:

No se trata de hacer “flamenco-pop” ni “blues aflamencado”, sino de corromperse por derecho” y “uno solo puede corromperse por el palo de la belleza”.

MANIFIESTO DE LO BORDE

Cosmogonía de la estética de lo borde:

  • Hombres de las praderas (Dylan, Hendrix, Jagger…)
  • Hombres de las montañas (Manson, Hitler…)
  • Hombres de las cuevas lúgubres (funcionarios)
  • Hombres de las cuevas suntuosas (presidentes de consejos de administración, grandes mercaderes)

– Los hombres de las praderas son los únicos que están en el rollo y que han salido del huevo. Sus carnets de identidad son sus caritas.

– Los hombres de las montañas se enrollan por el palo de la violencia y la marcha física.

– Los hombres de las cuevas lúgubres se enrollan por el palo del dogma y te suelen dar la vara chunga.

– Los hombres de las cuevas suntuosas se enrollan por el palo del dinero y del roneo.

– No se puede hacer música en las cuevas del infortunio; hay que abrirse hacia las praderas.

– Las relaciones hombre de las praderas-mercader de las cuevas suntuosas son siempre de sado-masoquismo.

– Sólo se puede vivir tortilleando.

—-

I. No se trata de hacer “flamenco-pop” ni “blues aflamencado”, sino de corromperse por derecho.

II. Sólo puede uno corromperse por el palo de la belleza.

III. Imagínate a Bob Dylan en un cuarto, con una botella de Tío Pepe, Diego el del Gastor, a la guitarra, y la Fernanda y la Bernarda de Utrera haciendo el compás, y dile:

Canta ahora tus canciones.

¿Qué le entraría a Dylan por ese cuerpecito? Pues lo mismo que a Manuel [Molina] cuando empieza a cantar por bulerías con sonido eléctrico:

Aunque digan lo contrario,
yo sé bien que esto es la guerra,
puñalaítas de muerte
me darían si pudieran.