Archivos para las entradas con etiqueta: sgae

El ovillo de empresas que presuntamente se dedicó a desviar el dinero de los autores de la SGAE tiene su origen a finales de los 90 en la entonces tranquila playa de Caños de Meca

¡Vaya! De las cosas que se entera uno. Yo paseando tranquilamente por esta playa y otros desenterrando duros (aunque no eran demasiado antiguos).

Leer el artículo completo.

Playa-Canos-de-Meca-Barbate

Según un artículo de Javier Romera aparecido en EcoDiario, sección de información general del Economista, un autor andaluz llamado José Antonio Prieto, reclama a la SGAE, más de 1 millón de euros por los derechos de autor acumulados durante 18 años

Al parecer la SGAE tiene en su interior un sector crítico, en el que se encuentra este señor Prieto y un viejo conocido nuestro y del Rock Andaluz: Luis Cobo “Manglis”.

Por lo que leo en el artículo, este sector considera …

…”aberrante” el pago del canon digital por eliminar la presunción de inocencia “y dar por hecho que todo el mundo es culpable”…

Y la cosa no para ahí, ya que según Prieto…

“mientras que hay autores que pasan serias dificultades económicas, la SGAE se dedica a abrir sedes majestuosas en Nueva York y crear un trama empresarial para hacer negocios”

Al parecer, los socios más beligerantes con la gestión de Teddy Bautista y su equipo, están dispuestos a pedir al Ministerio de Cultura…

…que haga una auditoría sobre los balances de la entidad y denuncian que si el Gobierno no hace nada es porque está pagando favores políticos.

¡Vaya! Parece que no todo es de color de rosa para estas entidades de recaudación. ¡Mira que si es verdad!

Lee el artículo completo pulsando aquí.

Luis Cobo “Manglis” arremete de nuevo contra la SGAE reclamando cantidades de dinero que se le deben.
La SGAE dice que sí ha pagado, pero que hay mucho lío porque tiene que administrar muchísimas obras.
La Izquierda mira para otro lado mientras silba “Tu frialdad”.
La Derecha pregunta cómo se controla a esa empresa de cobro.

Los Dioses deben estar locos para enviarnos esta plaga.

Aprovecho y te recomiendo un nuevo enlace que he colocado en la barra lateral:

Considero muy interesante no dejarse influir por campañas engañosas vengan de donde vengan.

Y tambien te recomiendo que te bajes este documento:

Es una traducción hecha por Emilio Quintana del original escrito por Isaac Mao. Te dejo unos párrafos para que sepas de qué va:

Hay un hecho clave: los que comparten están acumulando capital social y una superabundancia de respeto por parte de la comunidad. El factor clave que motiva la nueva red, y el núcleo espiritual de la Web 2.0, reside en un cambio en la forma de pensar que llamamos sharismo. El sharismo propone una reorientación de los valores personales. Lo vemos en el Contenido Generado por el Usuario. Es la promesa de Creative Commons. Está en los planes de las iniciativas culturales orientadas al futuro. El sharismo es también una práctica mental que cualquiera puede probar, una actitud socio-psicológica que busca transformar un mundo amplio y aislado en un Cerebro Social super-inteligente.

Interesante ¿verdad?. Pues seguirás oyendo hablar de este tema.
A mí me ha dado una mejor perspectiva del tema y ha hecho que de ahora en adelante considere más apetecible compartir contigo mi colección de música y todo lo que yo sé sobre ella.

Uno de los involucrados en el movimiento de Rock Andaluz de los 70, uno de los músicos “escogidos” con que contamos en la música de Andalucía y que tuvimos el enorme placer de verlo sobre las tablas en la noche de Rock y Flamenco de la Bienal, ha dado origen (junto a otros dos denunciantes) a una sanción de 6.000 euros a la SGAE por parte de la Agencia de Protección de Datos española.

El motivo de la sanción se debe a la pédida de cierto número de datos personales, nombres de usuarios y claves de acceso por parte de una web llamada Portal Latino, que pertenece a dicha SGAE.
Parece que los chicos de la SGAE no tienen el santo de cara ultimamente, ya que la APD impuso una sanción de más de 60.000 € a una empresa que filmó una boda por encargo de dicha sociedad, aunque teniendo en cuenta los 140 millones que le “tocaron” a Telefónica de España por no tratar adecuadamente los datos de sus usuarios, parece una propinilla.