Un largo camino por desandar

image

Si la música fuera un teatro, Gualberto no sería un primer actor, porque los primeros actores se pasan toda la obra en escena, mientras que Gualberto es actor de entrar y salir, de grandes filigranas y mutis extrañísimos.

Jordi Sierra, Disco Exprés, 12 de noviembre de 1976

Cuando leí este comienzo de artículo, no supe encuadrar a su autor como amigo o enemigo del músico. No fui capaz de entender la maldad o bondad de esa afirmación, porque la verdad es que Gualberto no ha sido precisamente un faro de la música en Andalucía, algo que permanece siempre ahí y que sirve de referencia a los demás. La visión que tengo yo desde mi punto de vista ajeno y lejano, es que Gualberto es como un potente flash: en un momento dado, casi sin esperártelo, te suelta un potentísimo destello que deja sin sentido de la orientación, con la vista nublada y perdida para un largo tiempo. Luego, permanece apagado, desaparecido, por otro periodo más o menos largo de tiempo, hasta que, con las baterías cargadas a tope, vuelve a parecer de improviso y te vuelve a sorprender.

Claro que pensándolo bien, esta forma de actuar tiene una explicación, porque… ¿Quién no sabe que hacer música no es fabricar discos? ¿No es verdad que el proceso creador es así? ¿No es incuestionable que el proceso creador necesita de un combustible? ¿Y que ese combustible de ideas no puede ser otro que las sensaciones y sentimientos recopiladas dentro de uno mismo? Y que para acumularlas, primero hay que vivir. Y para vivir, hace falta tiempo.

Evidentemente, esas sensaciones y sentimientos que un artista acumula en su interior, necesitan además más tiempo para asentarse y fundirse entre sí y generar ese combustible. Y eso seguramente es lo debe hacer Gualberto, porque cuando él deja ver la luz a una de sus obras, te aseguro que no pasará desapercibida para los que de verdad aman la música. Que la guardaremos como un auténtico tesoro porque tenemos la completa seguridad que pasará a formar parte de los archivos intangibles de la cultura popular de esta época.

Así que después de meditar en todo esto, me decidí por investigar un poco por la red y contártelo aquí después. Y tomarlo como excusa para traerte mis impresiones de la persona que es un capítulo fundamental de la música andaluza que está a caballo de los dos últimos siglos, que es el tiempo que nos ha tocado vivir.

Originalmente iba a ir divididos en capítulos, más que nada por no ponerme muy pesado. Pero después de pensármelo mejor, decidí que lo dejaría todo aquí junto, como un pequeño homenaje a este gran músico desde aquí, mi humilde tejado. Espero que disfrutes leyéndolo tanto como yo escribiéndolo. Y ya sabes que se aceptan correciones y ampliaciones.

Smash “Look at the rainbow” y “Soneto” (Teatro Lope de Vega)

La primera referencia musical que he encontrado de Gualberto lleva por nombre Los Jóvenes Excéntricos. Fue el parvulario. A su lado, Curro el Barbero como guitarra solista, Enrique Cruz, guitarra rítmica, Alejandro Rubio, bajo, y Gualberto ¡a la batería!.

Solamente tocábamos canciones instrumentales casi todas de los “Shadows”. Después entró Silvio y yo me convertí en el cantante y montamos “La Bamba” pero no llegamos a actuar.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Otra cosa fueron ya Los Murciélagos. Silvio (a la batería) repite. Mane (bajo y voz), Gualberto (guitarra), Juanma Tenorio (guitarra) y Julia Navarro (batería) completan la banda. En Torremolinos tocaron todo el verano solo tres de ellos: Gualberto, Silvio y Mane. Pero su mejor gira fue la que hicieron en un crucero por el Mediterráneo. Cuando les oyeron tocar su rock, los invitaron a continuar el viaje gratis, siempre y cuando guardaran los instrumentos en sus fundas. Afortunadamente, no siempre les fue de la misma manera.

En el crucero el problema era que los pasajeros eran gente bastante mayor y querían pasodobles y ese tipo de música y claro como había otro salón se iban allí con la orquesta, y nosotros tocábamos para nosotros mismos y los pocos jóvenes que habían. Los Murciélagos tocábamos Rollings, Beatles, Hollies, Yarbirds, Animals, y las primeras canciones de Pink Floid, y un tema que era nuestro ya en la época de Torremolinos.

Gualberto a El Gato Andaluz , 2009

Los Murciélagos, continuaron actuando aquí y allá hasta que Gualberto tuvo que hacer la Mili. El grupo se disolvió y Silvio y Mane formaron después los Gong.

Gong – Love My Baby – Dom Gonzalo, Sevilla, 1968

Durante una época, Gualberto se implica con los Nuevos Tiempos de Jesús de la Rosa. Además de Jesús, que era la voz, y Gualberto, el grupo lo formaban Lorenzo (batería), Manolo Rosa (bajo) y Marineli (teclados). Antes que Marineli estuvo un teclista, Pablo, que se fue a tocar a Miami y le dejó la puerta abierta.

El único disco de este grupo que llegó a cuajar, un sencillo con dos temas, salió a la calle sin el nombre de Gualberto en los créditos.

Tocábamos principalmente canciones de los Doors que a Jesús se le daban muy bien. Yo cantaba canciones de Beatles y Cream. Y Manolo Rosa cantaba una de Sam and David. También cantaba Jesús “Con tu blanca palidez” y ya empezaba a tocar el órgano de Marineli con un dedo.!! Penuria total!! Ensayábamos en una casa en obras que no tenía ni puerta. Yo tocaba con una Fender prestada. Y lo único que comíamos durante el ensayo era un trozo de pan que comprábamos en una panadería, que normalmente nos lo íbamos comiendo de vuelta en el autobús.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

Fueron los tiempos del parque del Príncipe, los ensayos casi al aire libre. Un tiempo relativamente corto dado que cada cual remontó el vuelo adonde el viento y sus ganas los llevaron. Jesús de la Rosa a Triana, Manolo Rosa a Flamenco y Gualberto a Smash.

La época del Parque de los Príncipes empieza con los Murciélagos y termina con Smash. El Parque de los Príncipes era un descampado al lado del Tardón (Triana) allí al lado vivíamos casi todos, Mane, Silvio, Antonio y yo. Por eso este territorio era de los Murciélagos y de Smash. El de los Nuevos Tiempos, era la Macarena. Y como Jesús y yo salíamos de vez en cuando con dos chicas que eran amigas a veces Jesús venía al D. Gonzalo. pero los demás creo que no.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009


Nuevos Tiempos – Cansado me encontré

Y por la vida de Gualberto se cruza el club Don Gonzalo y Gonzalo Garciapelayo, promotor, manager y dueño de la sala sevillana…

Gonzalo le ofrece los instrumentos de los recién separados Gong a cambio de la formación de un nuevo grupo de rock. Y aunque en principio se pensó en Mane y Silvio (y en Jesús de la Rosa y Manolo Rosa, según el propio Gualberto), los proyectos de cada uno, hace imposible la aventura.

Un día fui con una amiga al club D. Gonzalo porque me dijeron que ponían buena música. Cuando llegué a la puerta el portero me dijo que si yo quisiera tocar algo en la pista paraban la música y le dije que sí.

Toqué y canté varias canciones y después Gonzalo ofreció darme los instrumentos de los Gong, que se habían separado, si yo formaba un grupo nuevo.

Le propuse formar un Grupo con Mane y Silvio ya que habíamos tocado antes en los Murciélagos y le pareció bien porque era admirador de Mane.

Pero por diversas razones no estaban disponibles, entonces hablé con Jesús y Manolo Rosa. Jesús quería empezar a tocar el piano porque no le gustaba cantar sin tocar nada y se fue en un barco con unos músicos de bolos.

Conocí a Julio, Antonio y Carlos (The Foren Dafh) y le propuse a Gonzalo formar el grupo con ellos y a Gonzalo le gustó la idea. Y creo que fue a él al que se le ocurrió el nombre de Smash.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

 

smash

Sin embargo, Carlos no se une al proyecto y la entrada en escena de Julio Matito y Antonio Rodríguez (el futuro Antonio Smash), a los que Gualberto conoció entonces, hace realidad la creación de ese grupo de rock que recibe el nombre Smash.

Con todo el dinero del club, Gonzalo con los Smash y Miguel Ángel se fueron a Madrid, compraron una furgoneta DKW nueva y en el Real Musical o Garijo, la llenaron con una batería Ludwig, amplificadores Marshall dobles, para bajo y guitarra, equipo de voces Binson, micrófonos Shure, ¡¡un xilofón!!, unas congas, una guitarra Guild y un bajo Fender. Lo mejor del mercado.

El Mundano, de Adrián Vogel.

Smash – Scouting

A pesar de todo, no dio tiempo para mucho: un puñado de actuaciones y algunos bolos por aquí y por allá. Teatro San Fernando (la primera actuación en público de Smash) y Teatro Álvarez Quintero, algunas discotecas, el club Ye-Ye (la Jaula de Oro ) y naturalmente, el Don Gonzalo.

SMASH Forever Walking (Teatro Lope de Vega, Sevilla 1970)

En 1969, Gualberto viaja a Estados Unidos. Asiste a Woodstock, donde presencia a Jimi Hendrix, y toma contacto con un instrumento nuevo: el sitar. Mientras, Mane ocupa su lugar en el grupo.

…fui allá porque el padre de mi novia tenía un Casino en las Vegas donde actuaban Elvis, Frank Sinatra, Rollings etc. Fui para ver si nos contrataban allá, pero volví antes de tiempo. Antonio me escribió una carta contándome que tenía que volver rápidamente ya que en Sevilla había un desmadre enorme y se subían a tocar con Smash mucha gente y temían que el grupo se fuera a disolver.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

En ese tiempo aparece en escena Henrik Michael, al que conocieron ese mismo año en Algeciras en un concurso de bandas, y el trío se convierte ya en la formación clásica.

Y aparece su primer sello discográfico: Els 4 Vents de Barcelona. En esos estudios se grabó el primer disco de Smash, un single con los temas “I lett you” y “One hoples wisper”. Mas tarde le llegaría el turno a Scouting, Sonetto y Ensayo nº1. Ambos discos sencillos aparecieron antes que el LP y de esas cuatro canciones, tres son de Gualberto.

Estas tempranas relaciones con Ángel Fábregas, el creador del estudio, crearon lazos de amistad con el músico que perduraron mucho tiempo después.

Sin embargo, confiados en la idea que una discográfica mayor les ayudaría a lanzar sus carreras, se acepta un contrato con Philips, al parecer promovido por el mismo Garciapelayo.

Con ellos se graba el primero de los tres Lps de Smash: Glorieta de los Lotos

Glorieta de los Lotos - SmashGlorieta de los Lotos se abre con el experimental “Forever Walking”, sosegado tema con aires psicodélico y progresivos, en el que la guitarra de Gualberto irrumpe, recordándonos a unos Canned Heat pasadísimos de ácido. Continúa el disco con “Light Blood, Dark Bleeding” un blues interpretado con guitarras acústicas. “Free as the Green Little Man” es otros blues acústico con aromas al delta del Mississippi. “Tove and That” es un precioso medio tiempo, además de contar con la inclusión de un clavicordio, elemento que impregna de un tono absolutamente psicodélico a todo el tema. “It´s Only Nothing” es un blues de inequívoca escuela blanca y británica. “Glorieta de los Lotos” da título al disco y comienza con todo el grupo cantando en castellano y “a capela”, para continuar con algo que recuerda a la música de cámara del Siglo XVIII. El tema que cierra la cara A, “Nazarin Again”, de raíces inequívocamente americanas, tiene una melodía vocal que recuerda muchísimo al Dylan de Blonde on Blonde y que cuenta, además, con un violín de Henrick absolutamente country.

La cara B contiene alguno de los mejores momentos del disco: “Love Millonaire” tiene unas guitarras acústicas y unos cambios de ritmo que recuerdan a Love. Continúa el LP con “Sitting on the Truth”, el mejor tema del álbum y en el que, paradójicamente, no colabora Gualberto. “Sitting on de Truth” se abre con un grito de Matito, para continuar con un trepidante ritmo de bajo y batería, mientras Henrick se desmarca con una guitarra obsesiva y hendrixiana, en el lo que constituye el momento más crudo del disco. El siguiente tema, “Ottenos” es un experimento psicodélico a base de melodías grabadas al revés y cánticos obsesivos. “Ahimisa” es un precioso instrumental, interpretado con guitarras acústicas y tabla india. Cierra el disco “Rock’n Roll” una larga jam en la que se puede oír al grupo ensayando y discutiendo, hasta que, al final, les sale el tema.

De A45rpm, vía Guateque.net.

Toda una joya, si tenemos en cuenta que es el álbum debut de una banda de los 70.

Mucho se ha hablado sobre si Gualberto participó o no en ese disco. Sobre todo a raíz de la portada, en la que solo aparecen los otros tres integrantes de la banda: Julio Matito, Henrik Michael y Antonio “Smash” Rodríguez. Sin embargo haya que dejar claro que Gualberto si tocó en ese disco.

En “Glorieta de los lotos” yo solamente no toco en las canciones que toca y canta Julio solo, en Love Millonaire y en Nazarin again. En las demás, sí que toco . Además el tema “It’s only nothing” lo compuse yo.  Lo saqué de una frase de Antoñito que la repetía mucho… decía muy a menudo “Nada. Nada es solo nada”. Y de ahí viene la canción. Supongo que al cantar Julio, el resto se la han atribuido solo a él.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

…y lo de que no me pusieran en la portada sería seguramente porque yo estaría en Barcelona cuando salió el disco y mis compañeros fueron los primeros extrañados de que no me pusieran en la portada.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Pero por lo visto, la idea de la discográfica no coincide con las de Gualberto:

…el productor de Philps, Alfonso Eduardo, quería que grabásemos versiones de clásicos de blues y rock y yo me opuse totalmente a grabar cosas que no fueran nuestras.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Pero el trabajo sigue. Y se graba el segundo LP:  We Come To Smash This Time – Esta Vez Venimos a Golpear.

A diferencia del desconcertante estilo rock&blues acido mostrado en su anterior trabajo “Glorieta de los lotos” (1970), en “We Come To Smash This Time – Esta Vez Venimos a Golpear” muestran un acercamiento al rock procedente de la costa oeste americana tipo Buffalo Springfield, Allman Brothers, Byrds o Cannet Head. Este nuevo sonido es debido a la presencia en todas las composiciones de Gualberto García Pérez y de su mujer Jessica Jones.

Welcome to Smash this Time - SmashEl tema mas reseñable es sin duda alguna “Behind the Stars”, una mezcla de rock psicodélico hippioso con el flamenco en estado puro; en efecto el sitar y la tabla india de Gualberto se entremezcla con el cante jondo a cargo de “El Lebrijano” creando una atormentada atmósfera hipnótica y convirtiéndose posiblemente en la primera fusión del rock con el flamenco. Este tema fue compuesto anteriormente a la aparición de “Esta vez venimos a golpear” por Gualberto y su mujer Jessica Jones y se puede escuchar la versión original en el doble álbum verde blanco “El Nacimiento del Rock en Andalucía” (1978) pero sin los quejíos de “El Lebrijano” substituidos esta vez por la voz de Jessica Jones.

Mencionar también que “Behind The Stars” fue el embrión del que mas tarde en EEUU Gualberto utilizara para componer su Opera Rock titulada de igual manera, pero que nunca vería la luz.

Destaca también el tema compuesto por Gualberto y Jessica Jones “First Movement” con un Gualberto en plan melódico y tocando el clavicordio, reseñar también el tema largo de unos 10 minutos “Fail Safe” con unos riffs agresivos y ácidos de guitarra y con la voz distorsionada de Matito. Comentar por ultimo el que fuera single, el tema de Matito que da titulo al álbum “We Come to Smash This Time”, que seria mas tarde tema abanderado de los conciertos de Smash.

Juan Mellado (información y documentación de Alexis Cruzado Pérez) – La Caja de Música

 

Pero lo importante es que Smash ha captado la atención de la juventud sevillana y su fama empieza a extenderse fuera de la ciudad, primero, y fuera de Andalucía más tarde.

Una juventud que ya están bajo los efectos del Summer Of Love, de la contracultura hippie y como no, de festivales como Woodstock. Sus influencias han llegado por fin, colándose por la puerta falsa de las bases americanas en nuestro país (Rota, en Cádiz, y Morón en Sevilla).

Mientras que el grupo va moviéndose por ambientes universitarios, grupos de teatro de vanguardia, discotecas y salas de la capital andaluza, esos mismos jóvenes empiezan a experimentar el fin de la dictadura española y a saborear las libertades que vinieron a continuación. Se reúnen para cantar, interpretar músicas extrañas, a consumir estupefacientes y a imitar esa cultura alimentada por la música rock, la psicodelia, el blues y las músicas orientales, sin olvidarse de su propia música: el flamenco.

Smash sigue actuando aunque alguno de sus miembros no esté presente, algo muy común por lo visto en los grupos de la época, acostumbrados a esas faltas de asistencia motivadas casi siempre por diferentes puntos de vista de la policía y el consumo de sustancias vegetales fumables o por los derechos de reunión y asociación. De Smash se dice, incluso, que en una ocasión llegó a actuar sin ninguno de los cuatro miembros originales. Y que en otra llegó a presentar cuatro formaciones distintas en el mismo día. Una pasada.

Nacimiento del Rock en AndalucíaGualberto tampoco ha permanecido quieto. Ha viajado a dedo hasta Barcelona y ha Gualberto - Firstcontactado con Ángel Fábrega, el responsable de los estudios de grabación Els 4 Vents, el cual le pidió realizar una grabación, cosa que hizo con los mismos instrumentos del estudio. Allí grabó un buen puñado de canciones que permanecieron inéditas durante algún tiempo, hasta la aparición del doble LP El nacimiento del Rock en Andalucía (Diabolo 33.002), una edición numerada especial para coleccionista. Esto (y otras cosas) hace que este LP sea muy buscado. Más tarde Wha Wha Records haría una reedición con una tirada muy limitada que suele aparecer como Gualberto First.

Me fui haciendo autostop a Barcelona. Conocí a Carlos Cugat, un arquitecto que hacía de fotógrafo para Música Dispersa y me puso en contacto con Ángel Fábregas. Y me pidió grabar. Me quedé a vivir en casa de Carlos. Conocí a Sisa, Pau Riba, Selene, Alberto Batiste y Cachas en una sesión fotográfica y tocamos algunos conciertos juntos. Intenté que grabaran conmigo Pau, Toti Soler, Sisa, etc, pero mi estilo era muy diferente al de ellos y toqué yo mismo todos los instrumentos (los que había en el estudio). Después llamé a Jesús, Manolo Rosa, Mane, Miguel Lobato etc, y grabamos algunas canciones. Yo toco la guitarra con Nuevos Tiempos y con Mane. Pero ellos no tocaron conmigo porque mi disco ya estaba hecho.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

disco_musicaprogresivaespañolaY mientras Gualberto va entrando y saliendo de Smash entre el viaje a Estados Unidos y actuaciones por todo el Estado con bandas de primera fila, sus inquietudes musicales personales no le permiten permanece quieto un segundo y le llevan a colabora temporalmente con el grupo Gong de Mane, Silvio y  Miguel Ángel Iglesias, con los que graba un sencillo. Aunque ese disco no fue el único porque más tarde vuelve a grabar otro sencillo, pero esta vez formando pareja con Jessica. Parece ser que ninguno de esos discos ha visto la luz de forma independiente, aunque fueron incluidos en un álbum titulado Música Progresiva Española, junto a otros músicos.

Todo lo de las disputas y los viajes es confusión.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

 

Estamos ya en 1971 y es momento de un nuevo giro en el grupo. Un nuevo miembro entra a forma parte de Smash. Se trata de Manuel Molina, un cantaor flamenco que se atreve a medirse con la guitarra eléctrica.

Imagina Bob Dyland en un cuarto, con una botella de Tío Pepe, Diego del Gastor a la guitarra, y Fernanda y Bernarda de Utrera haciendo compás, y dile: canta ahora tus canciones. ¿Qué le entraría a Bob Dyland por ese cuerpecito? Pues lo mismo que a Manuel cuando empieza a cantar por bulerías con sonido eléctrico.

Smash, Manifiesto de lo Borde.

Esa incorporación es atribuida generalmente a Ricardo Pachón, el cual había gestado la idea tras escuchar un disco que el genial tocaor Sabicas había grabado unos años antes en USA con Jeff Beck, otro genio de la guitarra eléctrica. Sin embargo, las malas lenguas aseguran que Manuel, que estaba cumpliendo el servicio militar obligatorio, lo hizo con el fin de obtener permiso y así librarse de la “mili”. Vaya usted a saber.

Ese año dejan al productor Garciapelayo y firman con Oriol Regás, que se los lleva a Barcelona y les asigna un sueldo. Actúan en la sala Bocaccio de Lloret de Mar que es propiedad del mismo Regás.

Si es verdad que yo prefería cuando ya éramos famosos grabar con Als 4 vents en vez de Oriol y Alaind (Bocaccio) porque Angel Fábregas nos grabó a Smash y a mí cuando no nos conocía nadie y además mientras yo grababa mi disco de Barcelona nos hicimos muy amigos, pero el mismo Angel Fábregas veía que él no podía ofrecer todo lo que ofrecía Boccacio.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Aparece un nuevo disco, Vanguardia y Pureza del Flamenco, que genera también su polémica. Gualberto sigue sin aparecer en la foto de portada, aunque dos de los cinco temas de Smash llevan su firma.

disco05_purezaflamencoEl disco aporta una excentricidad para aquella época: tiene una cara B ocupada íntegramente por un auténtico cantaor, el Agujetas, al que acompaña un joven Manolo Sanlucar a al guitarra. Las malas lenguas atribuyen esta novedad a la escasez de material que tenía disponible Smash en aquellos últimos momentos de su historia.

Por otro lado hubo un conflicto inesperado. El tema que se eligió para un single, una versión del clásico Garrotín flamenco, los llevó a ser incluidos en la lista del verano de ese año. Esto ocasionó bastantes discrepancias dentro del grupo, porque si para algunos miembros del grupo era un imán para la fama y el éxito comercial, por otros significaba una dejación de los principios que los inspiraban.

Por tanto, el “éxito” conseguido con el dichoso tema de “El Garrotín”, además de a la lista de la canción del verano, los lleva a televisión, y hasta allí ocasiona un conflicto de intereses dado el aspecto de los componentes del grupo.

Como yo era el que cantaba el single que queríamos promocionar (One hopeless wisper), Iñigo quería que yo bajara por una escalera con un micro en la mano cantando… Le dije que yo cantaba tocando la guitarra. Me dijo que nos tapáramos lo pelos con un sombrero, pero nos negamos. Y en la película sólo se nos ve desde la cintura para abajo, pero nunca nos enfocaron a la cara.

Gualberto, entrevista de Raúl “Sedeort” y Juan Mellado, La Caja de Música, 2006

Pero lo curioso es que ese éxito (por llamarlo así) es nada más que el principio del fin. Julio Matito, cansado ya del interés de la discográfica por repetir el “éxito” del garrotín, abandona la formación. Y Gualberto decide regresar de nuevo a los USA.

Igual pasó con el disco Pureza y Vanguardia con Agujetas  y Manolo Sanlucar , tampoco me pusieron en la portada aunque la guitarra electrica la había tocado yo en todos los temas  y varios temas eran míos y otros en realidad lo habíamos hecho entre todos , pero no puedo culpar de eso a mis compañeros, te sorprenderías  lo poco que tienen en cuenta algunos productores a los músicos a la hora de hacer las portadas… aunque yo cuando no me gusta algo me voy y punto, pero lo que no me gustaba en la  época de Madrid no tenía nada que ver con mis amigos del grupo y en la de Barcelona fue parecido, y la prueba de que mis compañeros y yo pensábamos prácticamente lo mismo es que cuando después del Garrotín me fui a Estados Unidos mis compañeros no duraron prácticamente nada ¿porqué? porque igual que a mí a ellos tampoco les gustaba la dirección que estaba tomando la música del grupo, yo simplemente me fui primero porque siempre lo he tenido muy claro, con Philips me fui porque no quería grabar lo que quería el manager y el productor, y con Bocaccio más o menos lo mismo.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Y por si esto no fuera suficiente, el olor del dinero atrae al bussines y los intereses del grupo caen en mano del promotor Gay Mercader, que lo diluye (por decirlo de alguna manera) hasta su desaparición. Me imagino que habría otros grupos más rentables.

Gualberto en la Bienal de Sevilla

Como te decía, Gualberto se vuelve a marchar a los USA, y esta vez no de vacaciones. Recala en New York y decide cursar estudios musicales en la prestigiosa Julliard Shool of Music,  al tiempo que trabaja como músico de sesión en los Good Vibrations Studios.

Más tarde entró a formar parte de la Yoga Symphony Orchestra e incluso formó un grupo con Diwan Mothihar (sitarista hindú) y  Arthur Volh (violín) con el que llega a dar algunos conciertos.

Conoce y se relaciona con multitud de músicos. Unos desconocidos y otros no tanto, como John McLaughlin, con quién coincide en un club de Woodstock, donde Gualberto residió una temporada, y en donde iba a tocar simplemente por el placer de tocar, sin recibir ninguna compensación económica por ello. Incluso realiza una prueba para los Jefferson Airplane:

Una vez me presentaron al manager de Jefferson Airplane. Me ofreció una prueba en un estudio. La hice, pero no pude acoplarme con los músicos de sesión que tuve. Eran negros y muy buenos, pero no encontraba el aire del compás gitano que yo quería darle a todo para guardar mi personalidad.

Disco Expres, 29 de noviembre de 1974.

Fue durante este periodo cuando debuta como compositor teatral con una ópera rock titulada Behind the Star, que aunque es estrenada en la Academia de la Música de Brooklin, de New York, no consigue que algún productor se interese por ella.

Sin embargo, su maestría sí fue valorada por músicos importantes, como Félix Cavaliere, que había sido líder del The Young Rascals y que ahora hacía carrera independiente acompañado de músicos como John Hiatt, Elliot Randall, Todd Rundgren y Randy Brecker. Presentados por un amigo de ambos, Cavaliere le propone participar en su próximo disco:

Yo estaba en el estudio y un amigo común nos presentó. Él me vio tocar algo de flamenco y me dijo si podía hacer algo así dentro de algunos de los temas que estaba grabando en solitario. En uno de ellos pude meter una alegría de Cádiz. Le gustó y quiso que hiciera algo más en el disco, por eso también grabé algo de sitar en otra canción con estilo medio hindú, medio gitano.

Disco Expres, 29 de noviembre de 1974.

Pero Gualberto no piensa quedarse allí definitivamente. Como dejó claro en la prensa de la época:

Me volví porque a mí me gustaba demasiado Sevilla, yo soy de aquí y mi música tenía que hacerse aquí en contacto con mi gente y a pesar de que mi época americana resultó muy buena, regresé.

Pero no viene solo. Le acompañan dos músicos americanos: Todd Purcel y  Arthur Wolh (un violinista de corte clásico). En Sevilla se unen al trío el bajista Antonio Díaz y el percusionista francés Willie Rodríguez de Trujillo, comenzando las aventuras de esta nueva banda.

Una de las primeras será su participación en el programa Musical Express de la Televisión española, junto a otros músicos del momento, que recogía el nuevo despegue de la movida andaluza.

He visto un buen ambiente en Sevilla, el mismo que se vio en el programa de televisión. Creo que hay mucha gente trabajando en serio, cada uno por su lado, pero todos coincidiendo en un acercamiento a nuestra música. He vuelto a ver a los Smash y creo que todos están funcionando otra vez. Quiero grabar un disco ahora en diciembre con mi nueva banda, para que salga después de Navidades.

Gonzalo Garciapelayo, y su hermano Javier, se encuentran el ojo del huracán. Han montado una agencia de contratación  y pasean a estos grupos por todo el estado: Burgos (y su Invasión de la Cochambre), León, Canet, Madrid… y se codea con todos los que era algo en la música del momento: Triana, Storm, Hilario, Tartessos, Eléctrica Dharma, Granada, Bort, Tilburi, Atila, Smash…

La primera vez que toca en Sevilla es en el Festival reivindicativo “Andalucía 6 de junio”, organizado por los estudiantes de medicina en el patio de la Facultad.

A partir de las seis de la tarde se van sucediendo las actuaciones de los diversos cantautores, destacando la del malogrado cantaor Luis Marín, entre lecturas de comunicados y peticiones de amnistía y libertad, a los que la parte rockera respondía con el de amnistía, mucha grifa y muchas tías.

Gualberto y su grupo salieron bien entrada la noche, después de que la gente victoreara a Silvio que con vacilón puesto subió a darle el visto bueno a la batería.

La asignatura pendiente de los grupos sevillanos hasta que llegara Imán, fue el sonido en directo con excepción de los Storm, más que nada por el tipo de música que hacían. Si a esto le añadimos la filosofía que tenía el grupo de lo que era tocar en directo como comenta muy bien Diego A. Manrique en el Disco Exprés:

Yo estuve hablando con un músico de Gualberto y me explicó su filosofía de música: lo que querían era simplemente expresarse a sí mismo; aunque no estuvieran conjuntados ellos estaban expresándose. Y así resulta que las dos veces que has visto a Gualberto, simplemente no había música.

Aún así, y pese a las interrupciones para leer comunicados, la gente disfrutaba como locos, porque la peña hasta la llegada de los conciertos que organizara Luis Baquero y Paco Sánchez (locutores de La Voz del Guadalquivir) en el Hielotrón, no tenían oportunidad de enrollares con ningún concierto.

Manuel Molina definía también a los músicos sevillanos por aquellas fechas:

Pienso que Sevilla es el Liverpool de la Música, lo que pasa es que están colgaos. Colgaos psicológicamente, o sea, que están locos perdidos, no estudian, no se esfuerzan. Pero son músicos, vamos yo creo que los mejores del mundo.

Pero Gualberto no pierde el tiempo y tiene ya preparado su primer disco propio: A la Vida y al Dolor.

Tarantos para Jimi Hendrix

Será su debut discográfico, y de a misma forma, será también el estreno de la Serie Gong, promovida dentro de Movieplay por Gonzalo Garciapelayo, que prepara una colección que se haga un hueco entre los discos de rock progresivo de la época.

A la Vida y al DolorEn este primer lanzamiento aparecen junto a Gualberto los discos de Tílburi, Granada y Bort. Aunque el disco de Gualberto es valorado como el más imaginativo, original e interesante de los cuatro.

Esta colección parece que nació como un intento de Garciapelayo de favorecer a los grupos alejados de los circuitos comerciales y una forma de promocionar un tipo de música avanzada, convertida ya en un fenómeno cultural que está enraizado en una parte minoritaria de la gente más joven y que esta poniendo ya los cimientos de lo que va a configurar la parte más seria y profesional de la música popular de lo que queda del siglo XX. Música que como podemos apreciar ahora mismo, está renaciendo y cogiendo fuerza en los primeros años del siglo XXI. Algo que en los 80 y 90 nadie habría pronosticado, viendo como estaba el patio musical en Andalucía en esos días.

En el disco, además de Gualberto (guitarra flamenca y eléctrica, sitar y voz), Antonio Díaz (guitarra acústica, bajo y voz), Todd Purcel (guitarra, trompeta y voz), Art Wolh (violín y viola) y Willie Rodríguez (percusión), su grupo, participan Carlos Cárcamo (flauta), del grupo Granada y Enrique Morente, que pone su voz flamenca en tres de los temas.

La primera cara contiene cinco temas, unidos por un mismo nexo: el canto a la vida en sus manifestaciones más inocentes y simples –la primavera, el agua, la nieve, el arco iris y las gaviotas– y es tal el lirismo y el sentimiento que aportan, la delicadeza y el total sensualismo que transpiran, que convierte lo que podría ser pretencioso –el sitar y el violín– en algo sencillo y natural. La voz de Todd Purcell y la compenetración entre el violín, las guitarras y el sitar alcanzan grados de entrega difíciles de imaginar, teniendo en cuenta que es la primera vez que se intenta reunir todos esos instrumentos.

La segunda cara, dedicada al dolor, contiene tres temas totalmente distintos en concepción, estructura y sentimiento, y un cuarto –Diálogo interior– que es un instrumental a cargo del violín y la guitarra. “Terraplén”abre esta cara con una guitarra flamenca a la que siguen el violín, el sitar, las palmas y el quejío de Morente, que da una dramatización completa al tema con un “dios mío” que quita el habla. No hay folklorismo que valga. “Prisioneros” vuelve a servirse de Morente al final de un desarrollo instrumental fuerte y compacto, en el que entra la guitarra eléctrica de Gualberto, el bajo eléctrico de Antonio, la batería, el violín, la guitarra y las palmas como elemento de percusión. Es quizás el tema más completo, junto con los “Tarantos para Jimi Hendrix”, que siguen en el mismo rollo, fuerte, dramático y original, no solo por el tratamiento sino por la combinación instrumental tan rica y compleja que conllevan. Todo un acierto.

Jesús Ordovás, Disco Exprés, 25 de abril de 1975.

 

El disco se presenta en Madrid en el Monumental, junto a otro de Hilario Camacho, que actuó en primer lugar. La actuación de Gualberto no fue todo lo lucida que era de esperar, gracias a que los medios técnicos no dieron la talla y a que Camacho no respetó el tiempo fijado para cada uno, acaparando parte del de Guaberto. Sin embargo, esos detalles no pasan desapercibidos para la prensa musical, que califica la actuación de Camacho con términos como “falla formal en la expresión vocal”, monótona y “falta de riqueza instrumental”.

Sin embargo, la actuación de Gualberto arranca otra crítica diametralmente opuesta:

Gualberto, por el contrario, cuenta con un excelente e imaginativo grupo de músicos, bien compenetrados y con capacidad para montarse rollos todavía mejores que lo que nos ofreció. El tal Willie Rodríguez de Trujillo es un batería efectista y compacto, Todd posee una voz delicadamente etérea, Wolh le apoya con el violín, y Gualberto no se pasa demasiado con el sitar y extrae fraseos de evidente originalidad a las guitarras, mientras el bajo cumple sanamente. La improvisación que se tiraron con las gaviotas, a pesar de oírse mal, evidenció sus posibilidades. La mezcla exótica que se traen con sonoridades andaluzas y estructuras americanizadas, es de los más interesantes, en tanto que provienen de una base auténtica, como es la influencia de las diversas fuentes que han mamado todos los del grupos, y que consciente o inconscientemente se deja sentir en su interpretación.

La nota final, que pretendía ser solo intermedia, la puso el Agujetas, que hizo sus cantes flamencos acompañado de Gualberto al sitar y un guitarrista improvisado.

La gente pidió más pero la autoridad nos dejó  medias.

Jesús Ordovás, Disco Exprés, 25 de abril de 1975.

VericuetosPero Gualberto  no se hace esperar. Al año siguiente tiene en la calle su segundo disco en solitario: Vericuetos. Se incorporan Marcos Mantero a los teclado y Tico Balanza, que sustituye a Willie Rodríguez en la batería. El resultado es una obra donde ya se pueden apreciar ciertos aromas sinfónicos, mezclados con algunas dosis de rock sinfónico y aires andaluces, que la hará muy diferente de la anterior.

En 1979 se hace un nuevo intento por resucitar  a los Smash regresando a la formación inicial de tres miembros. Gualberto, junto a Julio Matito y Antonio “Smash” Rodríguez recuperan el repertorio y marchan a Barcelona, donde realizan varios bolos en la sala Zeleste. De este periodo es la grabación de Tinny Peter, junto a Lole y Manuel, en el programa de televisión Musical Express que hacia por aquel tiempo Ángel Casas. Este tema ha permanecido inédito hasta hoy.

Tiny Peter con Lole Montoya

Pero al día siguiente de esta grabación, ocurrió el desgraciado accidente de circulación de Julio Matito, que le cuesta la vida. El proyecto se va al traste. Smash tiene los días contados.

Vienen tiempos difíciles para Gualberto. Se realizan algunos ajustes en el grupo, Gualberto vuelve al estudio y se llevan a cabo algunas actuaciones más, pero al final, regresa a Sevilla.

La cosa está muy mal ahora. Es posible que me retiren el equipo por no pagarlo. No se trabaja a gusto de esta manera, no puedes componer porque no dispone de la suficiente tranquilidad para concentrarte, agobiado con un millón de problemas. Hemos grabado dos discos conseguimos una actuación muy de tarde en tarde y mal pagada. A mi no me va el tener que ir por ahí hablándole a cualquier dueño de discoteca para mendigar una actuación que no te va a solucionar económicamente nada. Yo no sirvo para eso. Y si te ligas a un manager te exprime. En este país todo lo ponen difícil. Estoy por irme a fuera, a cualquier parte. Tengo una actuación en Marsella y veremos qué sale de ahí.

Y así fue. Viaja a Francia, al Festival de Mantigues, cerca de Marsella, donde participa en este festival de ritmos étnicos, y decide permanecer varios meses dando conciertos en Francia y Holanda.

Otros diasAl mismo tiempo, sigue componiendo, y a su regreso trae debajo del brazo lo que será su nuevo disco Otros días, que grabará en 1978 junto a músicos de la Orquesta Nacional española dirigidos por José Miguel Evorás.

Aunque no es lo único que rondaría por su cabeza, porque más o menos al siguiente año, grabará una nueva obra, aunque esta sí será radicalmente diferente a todas las anteriores. Recrea distintos palos de flamenco haciéndose acompañar de una guitarra flamenca (en las manos de Antonio Madigán) y de su propio sitar. La voz la pone Agujetas, el mismo que ya trabajó con Smash.

disco_gualberto_agujetasLlevará por título Gualberto y Agujetas y desarrollará 6 temas puramente flamencos en los que tocará varios palos (bulerías, siguiriya, fandango y tango). Según cuentan algunos, allá dónde se presentó encandiló tanto al público roquero como al flamenco, consiguiendo arrancar incluso algunos Oles al mismísimo Antonio Mairena.

A partir de aquí, Gualberto se sumerge más en el trabajo de estudio, montándose el suyo propio en su casa sevillana.

Realiza las producciones para músicos como Carlos Cano (para sus discos “A través del olvido” y “Cuaderno de coplas”), Benito Moreno y su “Rimas de Bécquer” o los mismísimos Lole y Manuel (en su disco “Casta”).

También realiza multitud de arreglos orquestales, llegando a trabajar con la Orquesta de la Radio y Televisión española.

Incluso dirige artísticamente al Coro de la Hermandad del Rocío, de su barrio de Triana, que se prolongará por más de diez años y que dará sus frutos en varios discos y en una “Misa a cuatro voces”

Puente mágicoY aunque al final lo encontramos trabajando como productor y asesor musical en la Columbia Records, Gualberto no pierde su inspiración y en 1983 lo tenemos grabando con otro trianero, Ricardo Miño, su “Puente Mágico”, un disco para sitar y guitarra que obliga a ambos a dar una serie de conciertos.

La década de los 80 será una época prolija desde el punto de vista de las composiciones. Ya había empezado con el “Trío de clarinetes” que compuso en su retiro de San Román de Cameros.

Mas tarde, el ayuntamiento de Sevilla le encarga una obra destinada a ser estrenada en la I Bienal de Arte Flamenco. El resultado será su “Cuarteto Bienal”.

Continua con una composición que escribe para la obra teatral “Cuentos de la Alhambra”, del grupo sevillano El Globo.

Incluso escribe una obra para la Banda Municipal de Sevilla que es estrenada en el Parque María Luisa.

Y ya casi al final, nos regala su obra “Turruñuelo – Suite flamenca en Fa mayor”, compuesta con motivo de la V Bienal de Arte Flamenco de Sevilla. Corría el año 1988, fue interpretada por la Orquesta Bética Filarmónica en la sesión inaugural de evento.

Sin comentarioLos 90 trajeron un rayo de luz. Gualberto forma una nueva banda eléctrica y da un concierto en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Sevilla.

Tiene en mente plasmar esta música en un disco, lo que se verá hecho realidad en un nuevo título: Sin comentarios.

Sin embargo, sigue componiendo y en la VI Bienal  flamenco estrena una nueva obra: Rosa mecánica.

La Exposición Mundial de 1992 consigue que se suba de nuevo a las tablas, participando en los IV Encuentros de Nuevas Músicas: Gualberto está experimentando con nuevos estilos como el New Age.

Y para los Juegos Olímpicos de Barcelona escribe una obra que es interpretada por Plácido Domingo y bailada por Cristina Hoyos.

Pero el flamenco siempre le ronda y al año siguiente se implica en la gira llamada “Flamenco en concierto”, junto a Paco del Gastor, un original tocaor sobrino de Diego del Gastor y continuador de su personal estilo a la guitarra flamenca. La combinación Gualberto-Paco del Gastor, sitar y guitarra frente a frente, van pasando por los diferentes palos, creando una sugerente atmósfera que ha posibilitado que aun se siga representando en la actualidad.

Una gira parecida se repite un par de años más tarde, pero esta vez Gualberto va en solitario. Quiere mostrar su versatilidad y se sube al escenario rodeado de todos sus instrumentos (sitar, guitarra flamenca, guitarra eléctrica…) dispuesto a darse un paseo por todos sus estilos, apoyándose en ordenadores y otra parafernalia digital. De nuevo da muestras de su poderío como músico.

Y su creatividad no tiene fin. En la Bienal Flamenca de 1996 estrena su nueva obra Constelación Flamenca sobre el escenario del Teatro Central (Gualberto: sitar, dobro, sarod y dibruba; Nicasio Moreno: violonchelo; Ignacio Gil: flautas y saxo; Luis Alfonso García: guitarra; Álvaro Garrido: percusión).

La letra la ha escrito Ángel Vela que era vecino mío de Pagés del Corro. Se ha basado en lo que yo escribí para concretar el argumento. Y, en realidad, es la historia de alguien que se queda maravillada de una música de una parte del universo donde la gente vive con algo que nadie tiene. Cada tipo de melodía tiene un carácter y la toca con ciertos estados de ánimos. Hay una parte, que representa los cuatro elementos: tierra, que en Triana es el barro de los alfareros; cante, es el aire; el fuego es la fragua; y el agua es el río.

Silvia Calado, Flamenco World.com

Y repite en la Bienal del año siguiente con la obra Mil formas de sentir Triana, en la que incorpora a su hija Meili (como soprano y pianista) y al cantaor Jesús Heredia a la misma formación del año anterior.

disco09_contrastesY no terminará la década sin que vuelva a tomar la eléctrica, esta vez para conmemorar aquellas “Primeras Quince Horas de Música Pop” de Burgos, aquel festival que ha pasado a la historia con el apodo de “La Invasión de la Cochambre”.

Aunque si la década de los 90 la empezó con un disco, la va a terminar con otro:

Contrastes.

Una nueva obra junto al genial Ricardo Miño, que sería premiado con el primer premio de música Andalucía 2000.

Su último trabajo hasta el momento, lo ha vuelto a grabar con Ricardo Miño, “Contraste” se llama. Flamenco amarrado de pura esencia; diálogos del sitar, al cante, con la guitarra.

Amalgama de ambrosía musical para paladares refinados en los trabajos de este trianero tocado por la magia de las cuerdas de telúrico contoneo.

Manuel Corrales Scota en su blog

 

Gualberto y Ricardo Miño – Campillo (bulerías) – Contrastes

El siglo XXI pilla a Gualberto totalmente inmerso en su trabajo. Si un año se deja de caer con un nuevo concierto junto a Susana Baca, al siguiente estrena su nueva obra: Caminos del Aljarafe, para quinteto de viento, sitar y veena.

La composición, estrenada en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2002, consta de cuatro movimientos: ‘Sonidos del camino’, que recrea el canto de los pájaros; ‘Antigua verea’, inspirado en el camino por el que pasaban las piaras de cerdos; ‘Cañaverales del Pudio’, que fluctúa entre tarantos y cartageneras; y ‘Árboles de los deseos’, donde a través de la dilruba emula un canto femenino. Gualberto los desarrolla mediante una triada de instrumentos clásicos indios -el sitar, la veena y el dilruba- y un instrumento creado por el propio músico: el cañizo, que no es más que “una cañita que corté en uno de mis paseos con la que fabriqué un instrumento de viento“.

Silvia Calado, Flamenco World.com

Y al siguiente lo tenemos en el Espárrago Rock dando un recital de sitar y eléctrica que hacía olvidar el calor de una tarde de Julio en Jerez y del que guardo un puñado de fotografías y un agradable recuerdo en forma de minidisc.

Gualberto con Los Delincuentes

Desde entonces, no ha tenido descanso. Conciertos con Smash (de nuevo!!), composiciones de obras clásicas, recitales en sus tres estilos, obras para documentales…

Everest

La última ocasión que he tenido para presenciar una de su actuaciones fue en Sevilla, en la Bienal Flamenca de 2008, dentro de lo que se denominó Noche de Flamenco y Rock junto a los más importantes grupos de Rock Andaluz. Corta actuación de Smash que me supo a muy poco y que hubiera necesitado el doble de tiempo solo para calentar motores:

Smash- Tarantos – Bienal Sevilla 2008

Y, como no, componiendo para el próximo disco, en los estudios que tiene en su casa de Sevilla, donde todos los días te regala una de su “tapita” (http://gualbertogarcia.wordpress.com) y que ya ha dado lugar a un disco Primer Volumen de Tapitas que, además de tener un precio casi simbólico de 5 euros, los beneficios que genere son destinados a temas sociales.

Gualberto en concierto – Antequera

Pienso que a poco que te tomes interés por conocer a Gualberto, estarás de acuerdo conmigo que es un auténtico músico de culto, que debe contar por derecho indiscutible con su propio capítulo en la historial musical de Andalucía.

De los pocos músicos contemporáneos de los que se puede decir sin miedo a equivocarte que toda la obra que ha puesto en la calle, es una obra de indiscutible calidad.

Un hombre coherente con sus principios… tanto en lo personal como en lo musical.

Si quieres ser fiel a ti mismo, sólo tienes que ser coherente con tu cultura

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Y un músico telúrico y ecléctico donde los haya, que no ha podido ser encasillado en ninguno de los estilos por los que ha paseado.

Aunque creo que esta dispersión ha perjudicado mi carrera profesional, yo no puedo definirme por un tipo específico de música, porque es que me lo paso igual de bien escuchando a Camarón, a los Beatles o un cuarteto de Beethoven.

Gualberto a El Gato Andaluz, 2009

Gualberto por tangos en el jardín de su casa

–0–

Bibliografía y documentación

  1. El artículo completo al que me referí al principio y que ha sido la cerilla que prendió la mecha, pertenece a un Disco Exprés del 12 de Noviembre de 1976 y fue encontrado gracias a mi amigo José Manuel Ron “Tito” en esa hemeroteca sin fin que tiene en su casa.
  2. Gualberto: Discocronología, Antonio Delgado “Soníos Negros”. Triste y Azul, Flamencos Cabales en la Red.
  3. Gualberto: Página Oficial. http://gualbertogarcia.wordpress.com/.
  4. La Caja de Música (http://www.dlsi.ua.es/~inesta/LCDM/). Entrevista a Gualberto de Javier Sedeort y Juan Mellado, Noviembre 2006.
  5. Smash 1969-1978. Todas sus grabaciones. Ramalama Music RO 51532. 2001.
  6. Yo nunca me he propuesto hacer flamenco. Silvia Calado Olivo.  Flamencoworld.com.
  7. Gualberto en Wikipedia.

Y a la información y correcciones del propio Gualberto al blog. Gracias.

Gualberto y sus bandas

LOS EXCÉNTRICOS

Silvio Gualberto Curro
LOS MURCIÉLAGOS
Silvio Gualberto Mure Mane
NUEVOS TIEMPOS
Jesús de la Rosa(a Triana) Pablo Muela Gualberto Lorenzo Romero Manolo Rosa(a Flamenco)
SMASH (I)
Julio Matito Gualberto Antonio Rodríguez
SMASH (II)
Julio Matito Henrik Michael Gualberto Antonio Rodríguez
LA GLORIETA DE LOS LOCOS (LP) y WE CAN TO SMASH THIS TIME (LP)
GONG
Mane Gualberto Silvia Miguel Ángel
Se edita un sencillo que aparece en el LP “Música Progresiva Española”
GUALBERTO & JESSICA
Sencillo “Rock del monstruo” incluido en el álbum “Música Progresiva Española”
SMASH (III)
Julio Matito Henrik Michael Gualberto Antonio Rodríguez(a Goma, Flamenco y Coz) Manuel Molina(a Lole y Manuel)
FELIX CAVALIERE
Felix Cavaliere John Hiatt Gualberto Todd Rundgren Elliot Randall Randy Brecker
GUALBERTO I
Antonio Díaz Todd Purcel Gualberto Art Wolh Willie Rodríguez de Trujillo
A LAVIDA Y AL DOLOR (LP)
GUALBERTO II
Antonio Díaz Marcos Mantero Gualberto Art Wolh Tico Balanza
VERICUETOS (LP)

Discografía de Gualberto

1970 – Álbum inédito (Gualberto First) – Els 4 Vents – Incluido en el LP El nacimiento del rock en Andalucía y editado posteriormente por Wah-Wah en edición limitada de 500 copias.

1970 – Primer Single – Smash – El 4 Vents – I lett you y One hoples wisper

1970 – Segundo Single – Smash – El 4 Vents –  Scouting, Sonetto y Ensayo nº1

1970 – Glorieta de los Lotos – Smash – LP – Philips 63.28.005.

1971 – We Come To Smash This Time – Smash – LP. Philips 62.28.044

1972 – Gualberto & Jessica – SG – Diábolo G-10013 – Incluido en el LP El nacimiento del rock en Andalucía – Diábolo 33.002 – 1978

1974 – Felix Cavaliere – LP – Bearsville, BR 6955, USA. Gualberto a la guitarra flamenca. Felix Cavaliere, John Hiatt, Elliot Randall, Randy Brecker y Todd Rundgren.

1975 – A la Vida y al Dolor – LP – Movieplay-Gong S-32.645

1976 – Vericuetos – LP – Movieplay-Gong S-32.826

1976 – Corre que te pillo – SG – Movieplay-Gong

1976 – Contracorriente – Vainica Doble – LP – Movieplay-Gong 32 777. Gualberto al sitar.

1978 – Vanguardia y Pureza del Flamenco – Smash y Agujetas – LP. Zafiro HS-35003

1978 – El nacimiento del rock en Andalucía – 2LP – Diábolo 33.002. El segundo disco es el LP que grabó Gualberto en 1970.

1978 – Descubrimiento del Tesoro Musical de los años 70 – Varios – LP –  Apolo G-505.

1979 – Otros días – LP – Movieplay-Gong 17.1474/6

1979 – La Leyenda Del Tiempo – Camarón de la Isla – LP – Colaboración

1983 – Puente mágico – LP – Con Ricardo Miño – Dial Disco 52.5079

1990 – Sin comentario – CD – Lost Vinyl LV 018

2000 – Contrastes (con Ricardo Miño) – CD – Pasarela – CDP 5/724

2009 – Tapitas Volumen I – CD – Autoproducido.

Reediciones

1994 – Vanguardia y Pureza del Flamenco – CD.  Chapa 74321259942

1995 – Glorieta de los Lotos – CD. Philips 528 701 2

1996 – We Come To Smash This Time – Smash – CD. Philips 532 987-2

2001 – Smash 1969-1978. Todas sus Grabaciones – 2CD. Ramalama RO 51532

2001 – Gualberto Edición Limitada – 4CD – Fonomusic DD-4045

Otras obras y proyectos

1972

– Estudia música en la prestigiosa Julliard Shool of Music de New York.
– Trabaja como músico de sesión en los estudios Good Vibrations de New York.
– Escribe la ópera rock Behind the stars.
– Forma parte de la Yoga Synphony Orchestra.

1983

– Trabaja como productor, arreglista y asesor musical en la casa Columbia.

1984

– Compone por encargo un cuarteto de cuerda “Cuarteto Bienal” para la I Bienal de Arte Flamenco Ciudad de Sevilla.

1985

– Realiza una gira patrocinada por la Junta, dirigiendo un septeto con música suya.

1990

– Estrena la obra “Turruñuelo” en la III Bienal.
– Colabora en la revista Nueva Música, escribiendo artículos y graba para un recopilatorio de autores españoles.

1991

– Acude a la IV Bienal con “Rosa mecánica” ayudándose de música pregrabada y medios audiovisuales.

– Escribe una pieza musical para la inauguración de las Olimpiadas de Barcelona.
– Participa en los IV encuentros de Nueva Música en Sevilla junto a Wim Mertens.
– Estrena la obra “Crisol” en la IX Bienal.

1998

– Estrena la obra “Mil formas de sentir Triana” en la X Bienal.

2000

– Estrena la obra “Constelación flamenca” en la XI Bienal.

Enlaces relacionados

 

Sitios de Smash:

 

Gente relacionada:

Otros enlaces extras:

 

Algunos sitios para comprar los discos de Gualberto: